February 14, 2019

La comunicación en la era digital

Oscar Giraldo
...

“la monitorización es un 10% herramienta y un 90% factor humano. Lo importante no es saber cuántas veces se habla de nosotros, sino qué se dice, quien lo dice y por qué se dice. Gracias a este proceso, podremos medir cuál es nuestra reputación, podremos identificar qué debemos mejorar y podremos establecer comparativas temporales”

-Coque Pons, CEO en accsos

Los medios tradicionales, sin duda, se han transformado; hoy disponemos de contenidos multiplataforma que nos permiten interactuar “entre todos” y acerca de “todo”.

Claude E. Shannon y Warren Weaver, a finales de la década de los años 1940, presentaron un modelo de comunicación sencillo que consistía en explicar el proceso de un mensaje enviado, de manera directa, desde un emisor hasta un receptor, a través de una señal y que partía desde una fuente hasta llegar a un destino.

Una definición nada compleja para las maneras que existen para comunicarnos, hoy en día. Actualmente, en términos más coloquiales, las fuentes son múltiples, al igual que los destinos y los canales. Internet ha transformado la manera en que enviamos y recibimos mensajes y se ha convertido sencillamente en una comunicación digital.

La industria 4.0 o la llamada Cuarta Revolución Industrial “es el nombre que la comunidad de expertos han venido a dar al fenómeno de la digitalización en las principales cadenas de producción, fabricación y suministro, a través de la Realidad Virtual, la Inteligencia Artificial o el Internet de las cosas”, explica un artículo de Impulso Digital, publicado por El Mundo, de España.

De esta manera, ha cambiado la relación de las máquinas con el hombre, generando una personalización y mayores vías de comunicación.

Es así como, además, se hacen más visibles las ventajas de la comunicación digital: llega a todas las partes del mundo, a infinidad de clientes, permite segmentar los mercados y no existen barreras para transmitir cualquier tipo de mensajes. Además, es más económico.

A esto se le suma la producción incalculable de dispositivos móviles, como celulares inteligente y tabletas, que permiten llevar la información a todas partes, a través del WhatsApp, el correo electrónico, los mensajes de texto, entre otras herramientas. Según un informe anual de Mobile Economy de la GSMA (2018), el número de usuarios únicos de telefonía móvil alcanzó los 5.000 millones al finalizar 2017, lo que supone un grado de penetración del 66%, aunque el número de tarjetas SIM usadas por personas (excluyendo las que usan máquinas entre sí) se elevó a 7.800 millones, el 103% de los habitantes del planeta, superando así por primera vez la población mundial (7.600 millones de personas). Esto significa que más de la mitad de la población está conectada a través de las nuevas tecnologías.

Es allí cuando las redes sociales también entran a cumplir un papel fundamental, pues se convierten en esos poderosos canales que permiten informarse de lo que sucede y, además, generan un gran impacto en los demás, si se es inteligente a la hora de enviar contenidos claros y estratégicos.

Según el estudio Digital in 2018: Q3 Global Digital Statshot (2018), realizado por We are Social y Hootsuite, la comunicación a través de los canales digitales se ha convertido en el principal método en la actualidad. Para julio de 2018, el número de usuarios activos por mes en las redes sociales fue: Facebook, 2.196 millones; YouTube, 1.900 millones; Whatsapp, 1.500 millones; Instagram,1.000 millones; Twitter, 336 millones (con tendencia a la baja); y LinkedIn, con 294 millones. Se destaca que el rango de edades que más utiliza estos canales está entre los 18 y los 34 años, quienes muchas veces prefieren utilizar la comunicación por texto e imágenes (ej. chat o tweets), que hacer una llamada. De esta manera, se ocupa menos tiempo en una comunicación directa entre usuarios, pero se informa lo necesario y se genera una identidad digital.

Según una publicación de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores de España, la experta en redes sociales, Coque Pons, dice que “la monitorización es un 10% herramienta y un 90% factor humano. Lo importante no es saber cuántas veces se habla de nosotros, sino qué se dice, quien lo dice y por qué se dice. Gracias a este proceso, podremos medir cuál es nuestra reputación, podremos identificar qué debemos mejorar y podremos establecer comparativas temporales”.

La comunicación digital ha revolucionado no solo la manera de comunicarnos, sino de vender, de leer, de estudiar, entre otros… La comunicación en papel o frente a frente es cuestión del pasado, así mismo funciona con los clientes, y es allí donde se deben encontrar los elementos para posicionar una marca, dejar huella o marcar la diferencia.

Referencias:

1. El País: El número de líneas móviles supera por primera vez a la población mundial [https://elpais.com/tecnologia/2018/02/27/actualidad/1519725291_071783.html]. Consultado el 16 de enero de 2019.

2. We are Social y Hootsuite: Digital in 2018: Q3 Global Digital Statshot [https://es.slideshare.net/wearesocialsg/digital-in-2018-q3-global-digital-statshot]. Consultado el 16 de enero de 2019.