October 24, 2018

La felicidad corporativa: Un modelo de negocio rentable

Libia Achury
...

Abrir pequeños espacios de dialogo, donde ellos manifiesten qué los haría llegar felices y motivados cada día a compartir su mejor experiencia laboral.

Hacer felices a los clientes se debe convertir en una pasión para el equipo humano de las empresas.  Solamente con la satisfacción total de ellos, se puede lograr mayor participación en mercados tan competitivos como los que afrontamos hoy en cualquier sector de la economía. Aprender a no conformarse con una calificación de 9, considerar obtener un 10+ en las encuestas de satisfacción debe ser un motivo diario de mejoramiento continuo.

Para lograr este resultado, es necesario comprender que antes de mirar hacia afuera, es importante generar un diagnóstico de introspección corporativa. Es decir, lo primero es “hacer empleados felices” y fidelizarlos. 7 de cada 10 trabajadores no se desempeñan a gusto en las funciones que realizan, no podemos tener clientes satisfechos si los integrantes de nuestra organización están inconformes.

La felicidad no depende de un incremento salarial o bonificaciones. Buscar ese estado en los empleados a veces es tan simple, que solamente basta con abrir pequeños espacios de dialogo, donde ellos manifiesten qué los haría llegar felices y motivados cada día a compartir su mejor experiencia laboral. El objetivo principal es cómo lograr convertir el trabajo de cada uno en un juego de motivaciones y descubrir sus fortalezas para desarrollar empleados agradecidos y comprometidos.

Tras este propósito, las empresas han empezado a implementar la Gerencia de la felicidad. Para ello, se debe sensibilizar al equipo de colaboradores y realizar todos los cambios para acompañar, desarrollar y motivar la fidelización y retención de empleados y clientes, construyendo un ambiente laboral agradable y generando el reconocimiento interno, el cual debe estar alineado a los objetivos individuales y corporativos. De esta manera, fomentamos el balance entre la vida personal, familiar y laboral, incrementando la productividad y satisfacción de todos.

Es todo un proyecto que puede transformar la organización con la realización de programas de bienestar para el talento humano, garantizando un excelente desempeño y estabilidad laboral con resultados evidentes y medibles, buscando estar presentes en su proyecto de vida y sobre todo en su corazón.

Las organizaciones se deben preocuparse primero por las condiciones físicas y mentales de sus equipos de trabajo entendiendo sus particularidades y desarrollando programas de bienestar, para los cuales damos algunos ejemplos:

• Las capacitaciones deben ser constantes para todos los niveles de la organización, no solamente en producto o calidad de su trabajo, sino también en el proyecto de vida de cada uno, conocer sus sueños y ayudar a cumplirlos. Las capacitaciones deben ser constantes, incluso en el manejo financiero de sus asuntos personales.

• Jornadas de horario flexible para aquellos que tengan temas especiales en horarios determinados y facilidades para empleados que estudien.

• En el caso de los trabajadores más jóvenes (millennials, nacidaos entre 1980 y 2000), quienes tienen una cultura de trabajo diferente, hacer acuerdos enfocados a los productos, más que al cumplimiento del horario laboral. De esta manera, se verá reflejado un mejor desempeño y habrá armonía organizcional, teniendo en cuenta que tampoco están acostumbrados a las jerarquías.

• Enseñar al personal a crear conciencia de consumir alimentos saludables, esto mejora la salud y evita las ausencias.

• Celebración de las fechas importantes (ej. cumpleaños de los empleados con tiempo de permiso para compartir con la familia).

• Reconocimientos constantes por el cumplimiento de objetivos.

• Realización de la semana de la salud y visita al médico de la empresa. Igualmente, desarrollo de pausas activas.

• Capacitaciones para los conyugues de los empleados sobre cómo llevar una relación idónea, entre otras.

• Clases de baile para todo el personal en horario laboral. Esto genera disciplina, compromiso y trabajo en equipo.

La estrategia es equilibrar lo que es y lo que a cada uno le gustaría ser. Es un encuentro entre talentos y capacidades que da como resultado un equipo eficiente, dispuesto a sorprender diariamente con excelentes innovaciones. La felicidad significa tener la oportunidad de aspirar a nuevos cargos dentro de la organización, desarrollar seres humanos capaces de liderar equipos y tener un plan de vida enfocado a ser mejores.

La Gerencia de la Felicidad promueve una vida feliz con gente que ama lo que hace. Preocuparse por los empleados, escucharlos y saber lo que cada uno de ellos está sintiendo es importante. La planificación estratégica que hoy en día realizan las empresas no es suficiente si no hay una propuesta activa de reconocer la capacidad humana para generar cambios.